Dr. Jorge García Trapero

Doctor en Medicina y Cirugía

Coach Profesional Certificado

¿Qué es el coaching?

Contacto:     tel. 6 39 35 55 07        Correo: jgtrapero@coachingyvalorespersonales.com

“Teoría sin hechos es fantasía, pero hechos sin teoría es caos”

C.O. Whitman

coaching y Valores Empresariales.com

¿En qué consiste un proceso de Coaching Ejecutivo?

 

Dr. Jorge García Trapero

 

¿Qué es el coaching?

“El coaching es una técnica científica que permite llevar a cabo un proceso de ayuda individualizada a un profesional, a un equipo o a una organización para liberar su talento y potenciar, maximizando la efectividad de sus actividades” Juan Carlos Cubeiro.

 

Según la Sociedad Francesa de Coaching, “el coaching es el acompañamiento a personas o a equipos para asegurar el desarrollo de sus potencialidades y de sus conocimientos, en el marco de sus objetivos profesionales”.

 

¿Qué es el coaching ejecutivo?

“El coaching ejecutivo es una relación individualizada y de colaboración, entre un ejecutivo y un coach, con el objetivo de conseguir un cambio sostenido en su comportamiento y transformar su calidad de vida personal y profesional” Perry Zeus y Suzanne Skiffington.

 

¿A quién va dirigido el coaching?

Es un proceso confidencial e independiente que va dirigido a personas que tienen bajo su responsabilidad a equipos de trabajo, autónomos, emprendedores, directivos, propietarios de empresas y a cualquier persona que quiera aumentar tanto el potencial de su equipo como el de ellos mismos. El coaching es una metodología reconocida para gestionar mejor el cambio dentro de las instituciones, empresas o personas, que necesitan obtener resultados no alcanzados con otros métodos.

 

¿Cuándo un ejecutivo u otro tipo de profesional debería seguir un proceso de coaching?

Cuando el ejecutivo experimenta síntomas de que algo no va como le gustaría (problemas en el entorno familiar, problemas con los jefes y/o con los colaboradores). Pero sobre todo:

ü  Cuando el ejecutivo no es un buen oyente y crea ansiedad a su equipo de trabajo.

ü  Cuando se boicotean las ideas que propone o las acciones que emprende.

ü  Cuando se siente inseguro a la hora de tomar decisiones importantes.

ü  Cuando se muestra incapaz de obtener provecho de los conocimientos, de la información o de la  experiencia de uno mismo o de los demás (colaboradores, clientes, proveedores, jefes, etc.).

ü  Cuando delega con dificultad o no llega a delegar en nadie por falta de confianza.

ü  Cuando existe algún bloqueo que impide la consecución de los objetivos.

ü  Cuando gestiona mal el estrés.

ü  Cuando quiere desarrollar las competencias de liderazgo.

ü  Cuando quiere reconducir su carrera profesional.

ü  Cuando quiere gestionar mejor los cambios y/o los de sus empleados.

ü  Cuando quiere contrastar mejor las decisiones importantes.

 

¿Qué hace un coach o facilitador?

Un coach es un espejo frente a ti, donde no sólo puedes ver tu propia imagen, sino las cosas que están a tu lado y detrás de ti, pero que tú no puedes ver y por lo tanto no forman parte de tu consciente, ignorándolas a la hora de resolver tu realidad.

 

“Los coaches son facilitadores del aprendizaje. La tarea fundamental del coach es precisamente la de facilitar la identificación y disolución de aquellos obstáculos que limitan la acción y el aprendizaje” Rafael Echeverría.

 

¿Qué objetivos son los más demandados por los directivos españoles para trabajar con un proceso de coaching directivo?

Según una publicación que recoge unos 1500 casos de coaching directivo realizados en empresas españolas, los objetivos más demandados son los siguientes:

Objetivos del coaching y su porcentaje:

 

Habilidades comerciales                                                      4%

Habilidades de innovación                                                   2,22%

Habilidades relacionales                                                      8%

Habilidades técnicas                                                             4,88%

Habilidades de liderazgo                                                      43,11%

Estas habilidades se subdividen en:

Dirigir                                                                                      (6 % de la habilidad de liderazgo)

Gestionar equipo                                                                  (15 % de la habilidad de liderazgo)

Cohesionar                                                                             (14 % de la habilidad de liderazgo)

Aceptar                                                                                   (2 % de la habilidad de liderazgo)

Orientar                                                                                  (22 % de la habilidad de liderazgo)

Entrenar-Desarrollar personas/equipos                            (39 % de la habilidad de liderazgo)

Representar                                                                           (2 % de la habilidad de liderazgo)

Competencias emocionales                                                  23,55%

Conciencia de uno mismo                                                    (4 % de las competencias emocionales)

Autorregulación                                                                      (32 % de las competencias emocionales)

Motivación                                                                             (6 % de las competencias emocionales)

Empatía                                                                                   (6 % de las competencias emocionales)

Habilidades sociales                                                              (52 % de las competencias emocionales)

Gestión de la propia actividad                                            13,33%

Avanzar en el equilibrio vida personal-profesional         0,88%

 

¿Qué competencias se desarrollan con el coaching directivo?

El coaching directivo enseña habilidades que contribuyen a mejorar competencias y cualidades que deben tener los buenos directivos. Estas competencias según el caso son:

1    Auto-aprendizaje.

2    Liderazgo.

3    Orientación al logro.

4    Visión de negocio.

5    Motivación del equipo.

6    Planificación.

7    Organización.

8    Adaptabilidad.

9    Flexibilidad.

10   Capacidad de síntesis.

11   Persuasión y negociación.

12   Innovación.

13   Creatividad.

14   Priorización.

15   Iniciativa.

16   Capacidad de análisis.

17   Comunicación.

18   Buenas relaciones interpersonales.

19   Desarrollo de la inteligencia emocional.

20   Desarrollo de las personas del equipo.

21   Fortalecer la cohesión interna de la empresa y/o equipo.

22   Autocontrol.

23   Auto-conocimiento.

24   Autorregulación.

25   Capacidad de delegar.

26   Autonomía y/o capacidad de decidir.

 

¿Por qué contratar a un coach externo?

El preparador o coach suele ser externo a la compañía o institución por tres motivos:

1.    Porque el ejecutivo puede contrastar sus ideas y visiones con un agente externo con otra perspectiva que suele ser más objetiva.

2.    Si el ejecutivo tiene que tomar decisiones de alto riesgo, el coach externo le ayuda a mejorar su eficacia y aumenta la seguridad en si mismo, evitando los sesgos por pertenecer a la misma organización.

3.    Si son ejecutivos de gran capacidad y potencial, el coach les ayuda a reconducir su carrera y les brinda apoyos para alcanzar promociones a niveles más altos sin contaminaciones por pertenecer a la empresa.

 

¿Qué cambios experimenta el ejecutivo en su comportamiento después de un proceso de coaching?

ü  Controla mejor las situaciones estresantes.

ü  Gestiona mejor sus emociones y empatiza mejor con su equipo.

ü  Mejora la percepción y su capacidad de comunicación con el entorno. No hay que olvidar que el 80% de los problemas en las empresas pueden deberse a una comunicación no efectiva.

ü  Contrasta mejor las decisiones importantes.

ü  Implica a otros en la ejecución de acciones y en la toma de decisiones.

ü  Fomenta la comunicación interna del equipo, mejorando como consecuencia la autoestima de los colaboradores y la autoridad del propio ejecutivo.

ü  Favorece y potencia las habilidades de sus colaboradores para la realización de los objetivos.

ü  Mejora en la gestión de conflictos.

ü  Gestiona mejor los cambios.

ü  Logra el equilibrio entre la vida personal y profesional.

 

“Quien no sabe lo que busca, no ve lo que encuentra” Claude Bernard.